sábado, junio 25, 2016

Anecdotas irrepetibles de la patria


Concordia del ayer


Una nueva oportunidad por Malvinas

Opinión
La pesca representa casi el 60% del PBI de las islas y depende del acceso a la UE.


El Reino Unido, la segunda economía europea, deja la Unión Europea tras décadas de descontento. En 1975 los euroescépticos no tuvieron un resultado favorable respecto a la permanencia en la Comunidad Económica Europea, precursora de la UE. Sin embargo, esta vez se cumplió la profecía de Winston Churchill que “cada vez que Gran Bretaña tenga que decidir entre Europa y el mar abierto, decidirá siempre por el mar abierto”. El denominado Brexit es una cuestión cuyos efectos eventuales trasciende fronteras.
La agencia de calificación de riesgo crediticio, Standard & Poor’s, viene advirtiendo que Londres podría perder su importancia como principal plaza financiera en beneficio de Frankfurt u otras ciudades europeas. También afectaría las posibilidades de crecimiento de los préstamos a los sectores industriales que dependen de las exportaciones del Reino Unido y señalaba “que la salida británica de la UE es mucho más importante que el riesgo que planteó la continuidad de Grecia en la Eurozona”. Otros bancos como Goldman Sachs o ING se han expresado de forma similar. Esas advertencias no tuvieron efecto. Tampoco la insistencia de Estados Unidos de que un acuerdo comercial con el Reino Unido post-Brexit podría demorarse en el tiempo y sería posterior a las negociaciones con la Unión Europea por el acuerdo de asociación de comercio e inversión Transatlántico (TTIP).
Es evidente que la salida del Reino Unido de la Unión Europea tendrá una variedad de repercusiones geopolíticas y de política exterior. Irlanda del Norte, por ejemplo, ya anuncia la posibilidad de convocar a un referéndum para decidir sobre su anexión a Irlanda. Gibraltar podría estar en el mismo camino. El ministro Fabián Picardo, en declaraciones públicas, no ha descartado la posibilidad de su adhesión a España.
Un informe parlamentario, elaborado por el Comité de Política Exterior de la Cámara de los Comunes señalaba que el Brexit podría, entre otros, alterar el equilibrio político en territorios como Gibraltar y Malvinas. Respecto a Malvinas, el documento destacaba que la ruptura con la UE tendría “amplias y profundas implicaciones” en el Atlántico Sur. Reconoce, entre otras cuestiones, que “el apoyo de muchos europeos a la posición británica sobre Malvinas sería menos cierta, lo que podría animar a la Argentina a tener una posición diplomática más agresiva” en virtud de que en muchos casos estos países avalan la postura de Londres solo en función del Tratado de Lisboa que rige para la UE y todos “sus territorios de ultramar”.
Desde las Islas Malvinas, Sukey Cameron también había expresado preocupación sobre el impacto que podría tener para la economía de las Islas ya que el 73% de la producción, en particular la pesca que representa casi el 60% del PBI, depende del acceso a la Unión Europea y principalmente a España e Italia. La exportación de grandes volúmenes de pesca de Malvinas a la UE no requería de aranceles o el cumplimiento de cuotas. Es evidente que el proceso abierto por el Brexit plantea un panorama que debería ser analizado con atención. Esta nueva circunstancia, puede resultar en un desafío para impulsar, con aire fresco y una lógica renovada, el restablecimiento del diálogo diplomático entre Buenos Aires y Londres como en una ocasión de estímulo para imaginar con creatividad estratégica un horizonte de nuevas oportunidades con las Islas.

Técnicas de actuación

La columna de Lanata
Es increíble lo que pueden hacer unos pocos jueces dispuestos a hacer como que trabajan. Los mismos que se pasaron una década “pisando” las causas y se entregan a un “acting” de investigación que en algunos casos provoca vergüenza ajena. El relevamiento catastral de Sebastián Casanello sobre Lázaro Baez es un buen ejemplo: un juez que más bien parece un inspector de la AFIP y que aborda esta historia desde el final: busca saber qué compró e ignora (¿deliberadamente?) cómo lo hizo. Lo de Daniel Rafecas no es distinto, como tampoco lo es lo de Ariel Lijo (tardó ocho años en descubrir la presencia del narcotráfico en la campaña de 2007, cuando los denunciantes le llevaron hasta los cheques de los aportes). La discusión de la necesaria ley del arrepentido parece haberse convertido en la única solución posible: ahora lo que todos esperamos es que los culpables se arrepientan, en lugar de que jueces y fiscales investiguen; este “estado de confesionario” es irreal. La capacidad de investigación del aparato judicial es tan ineficiente o está tan contaminada que sólo queda que el culpable rompa en llanto golpeándose el pecho. Dicen que escenas como la siguiente se han vivido en Tribunales: - Juez: Háblenos de los bolsos.
- Detenido: Cómo no. Y de paso hablemos del bolsito que le dejamos a usted.
Juez: ¿Sigue nublado, no?
Muchas audiencias replican la discusión sobre los fueros en el Congreso: parece una discusión de chorros escrita por Roberto Arlt.
Y aún así, peleando con el viento en contra, los procesamientos se suceden y multiplican: los jueces tienen demasiada tarea atrasada. Este reciente vértigo judicial provoca que la secta reaccione con el argumento obvio: hay una persecución política. Está claro que quienes enarbolan ese argumento lo hacen con cinismo, pero quizás esa excusa llegue a resultar verosímil en algunos miembros de la militancia del kirchnerismo residual. El fin de semana pasado, esperando en un semáforo, escuché a un colectivero preguntándome: - ¿Lo que está pasando es todo cierto? ¿En serio es todo cierto?
Preguntaba como despertándose de un sueño. ¿Puede ser cierto todo esto a la vez? Es cierto -quise decirle, pero el semáforo ya había virado al verde-. Es cierto y algunos fuimos contándolo, pero pocos quisieron escuchar. En 1957 León Festinger publicó “A theory of cognitive dissonance”, donde propone que, en determinadas circunstancias, el hombre niega lo que ve. Tiene que ver con la necesidad de las personas de ser congruentes con ellas mismas y justificar sus acciones, aun cuando las hayan realizado sin razón o desconociendo porqué. Es algo habitual en la discusión política, donde lo que importa es convencer al otro y no aclarar el fondo de la cuestión.
Según el psicólogo Miguel Vadillo, de la Universidad de Bilbao, “no nos molestamos en pensar lo que hacemos, pero sí nos molestamos en pensar cómo vamos a justificarlo, ante los demás y ante nosotros mismos, lo que hicimos. Así -agrega Vadillo-, gran parte de nuestra vida se convierte en una actuación para nosotros mismos”. Sucede que no soportamos al mismo tiempo dos pensamientos contradictorios y, para justificar nuestra contradicción, es común que inventemos nuevas ideas absurdas. ¿Quién podría, frente al espejo, decirse “llevé adelante un error durante doce años”? Como duele no haber visto lo evidente se inventan argumentos como el de la “excepción”, “el traidor”, etc., llegando al paroxismo de Hebe de Bonafini con la idea de “el infiltrado”. José López fue una célula dormida alimentada por Magnetto. Nos encontraríamos, como dijimos la semana pasada, frente a una extensa cadena de excepciones que conforma una regla que negamos. El hecho de que para el kirchnerismo la política se haya transformado en religión ayuda a este fenómeno. Es imposible discutir verdades reveladas. Muchas veces, ni los hechos alcanzan.

Carrió y Stolbizer apuntaron contra la demora judicial en los casos de corrupción: "Antes había encubrimiento"

En medio de la avanzada contra ex funcionarios y empresarios kirchneristas, la líder de la Coalición Cívica y la diputada de GEN coincidieron en criticar a los jueces; exigieron que haya "verdadera condena y recuperación del dinero"
Sábado 25 de junio de 2016 • 11:07
Carrió y Stolbizer, en 2009; hoy pertenecen a partidos distintos, pero coinciden en denunciar casos de corrupción durante el kirchnerismo
Carrió y Stolbizer, en 2009; hoy pertenecen a partidos distintos, pero coinciden en denunciar casos de corrupción durante el kirchnerismo. Foto: Archivo
El acelerador que en los últimos días apretó la Justicia sobre las causas de corrupción que involucran al kirchnerismo interpela a toda la clase política. Si bien los sectores que hasta diciembre fueron oposición a Cristina Kirchner celebran que se investiguen las supuestas irregulares, no les deja de llamar la atención la evidente demora judicial.
En esa postura están Elisa Carrió y Margarita Stolbizer, dos ex socias políticas que como diputadas ganaron notoriedad por denunciar al gobierno anterior. Hoy apuntaron sus cañones contra los jueces y fiscales.
"Si denuncio hace diez años y nunca hiciste nada, estabas encubriendo", denunció esta mañana Carrió, líder de la Coalición Cívica-ARI y socia de Cambiemos. En diálogo con radio Mitre, la diputada señaló que en últimos doce años hubo un "encubrimiento agravado de los jueces federales".
A su vez, en otra entrevista radial, la diputada nacional por el GEN descartó que el gobierno de Cambiemos impulse una "persecución política" contra el kirchnerismo, aunque señaló que "lo que hay es una persecución judicial que, si se quiere, viene demorada".
Les llama la atención que recién ahora, cuando el Frente para la Victoria está en la oposición y Mauricio Macri gobierna en la Casa Rosada, haya una avanzada judicial. Por caso, en los últimos meses fueron procesados una docena de ex funcionarios -incluidos la ex presidenta y el ex ministro Julio De Vido-, se atrapó in fraganti al ex secretario José López con casi US$ 9 millones, se detuvo a Lázaro Báez -uno de los mayores beneficiarios de la obra pública- y se investiga a Cristóbal López por evadir impuestos por $ 8000 millones.
Por eso Carrió reclamó que en los casos de corrupción que involucran a ex funcionarios del kirchnerismo "exista la verdadera justicia, la condena y la recuperación del dinero". Dijo, por ejemplo, que "con todas las propiedades que tiene Lázaro Báez podemos empezar la reforma agraria en el sur del país".
Carrió también exigió que se levante el secreto fiscal "en todas las causas" abiertas, en línea con el pedido del fiscal Gerardo Pollicita, que ayer pidió conocer al detalle el patrimonio de toda la familia Kirchner, que está investigada en la causa Hotesur.
Justamente la causa Hotesur fue iniciada por una denuncia de Stolbizer, ex candidata presidencial por Progresistas. "Hay es una persecución judicial que, si se quiere, viene demorada", reflexionó la diputada en otra entrevista radial.
Stolbizer reconoció que durante muchos años hubo "un estado de corrupción muy grande que ha contado con impunidad", porque "no había nadie que los estuviera mirando ni controlando, no sólo la Justicia sino con una sociedad anómica, que no quiso mirar, y ahora estamos pagando las consecuencias de eso".
Consultada por los ex funcionarios y empresarios vinculados la kirchnerismo detenidos, Stolbizer expresó que "faltan muchos más", e indicó que están presos "los que tenían el papel protagónico de llevar y traer, no son los dueños del negocio". "La justicia tiene que avanzar, con lo que hay tiene elementos suficientes", consideró.

La velocidad de la tierra


"Es muy bueno lo que está pasando, hay nerviosismo en el kirchnerismo", dijo Stolbizer

Corrupción K
"Ellos sintieron durante mucho tiempo los beneficios de la impunidad del poder", disparó la diputada del GEN.


Stolbizer, del GEN, afirma que
Stolbizer, del GEN, afirma que "no hay persecución política contra el kirchnerismo".
La diputada nacional por el GEN, Margarita Stolbizer, descartó hoy que el Gobierno de Cambiemos impulse una "persecución política" contra el kirchnerismo, aunque señaló que "lo que hay es una persecución judicial que, si se quiere, viene demorada".
"Ellos sintieron durante mucho tiempo los beneficios de la impunidad del poder, ahora empiezan a sentir que tienen que rendir cuentas, y es bueno", aseguró Stolbizer en relación a las causas judiciales en curso contra ex funcionarios de los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández.
Mirá también: Allanan dos domicilios del ex ministro Julio De Vido
En este sentido, y ante las denuncias tanto de la ex mandataria como de ex funcionarios como Julio De Vido y Agustín Rossi, entre otros, la diputada del GEN señaló: "Descarto que sea una persecución política; en realidad, lo que hay es una persecución judicial que, si se quiere, hasta viene demorada".
Para Stolbizer, en el kirchnerismo hay un "estado de nerviosismo brutal" frente al avance de la justicia, y consideró que "el fin de ellos fue salir del poder, estas son las consecuencias de la salida del poder".
Mirá también: El kirchnerismo en carne viva: 10 noticias en 10 días que dejaron el modelo al desnudo
A su vez, reconoció que durante muchos años hubo "un estado de corrupción muy grande que ha contado con impunidad", porque "no había nadie que los estuviera mirando ni controlando, no sólo la justicia sino con una sociedad anómica, que no quiso mirar, y ahora estamos pagando las consecuencias de eso".
Consultada en radio Mitre por los ex funcionarios y empresarios vinculados la kirchnerismo detenidos, Stolbizer expresó que "faltan muchos más", e indicó que están presos "los que tenían el papel protagónico de llevar y traer, no son los dueños del negocio".
Mirá también: Procesaron a De Vido y Jaime por los contratos ferroviarios
"La justicia tiene que avanzar, con lo que hay tiene elementos suficientes", consideró, al tiempo que también se refirió a la causa Hotesur, que impulsa para investigar presuntas maniobras de lavado de dinero entre empresarios ligados al kirchnerismo y la firma hotelera propiedad de la familia.
"Muchas de las cosecuencias se constituyeron con la finalidad de cometer delitos", manifestó, y añadió: "Tengo la convicción de que toda la documentación que hemos aportado sirve para poder configurar el delito".