martes, octubre 21, 2014

Los fondos buitre piden investigar a los Kirchner y a Cristóbal López

PolíticaEl fondo NML, de Paul Singer, dijo tener información de "vínculos irregulares" entre la familia presidencial y el empresario
Por Silvia Pisani   LA NACION
WASHINGTON.- La seguidilla de los fondos buitre en busca de bienes supuestamente generados por corrupción y con los que pretenden cobrar su deuda se extiende. Ahora, con el agregado de que, por primera vez, una de sus demandas ante los tribunales de este país cita eventuales vínculos con la familia presidencial, a la que pretende investigar.
Con la firma, una vez más, del fondo NML, de Paul Singer, la presentación apunta esta vez contra Cristóbal López, el empresario cercano al kirchnerismo que logró de su gobierno concesiones para casinos, juegos de azar y medios de comunicación.
En ella, el fondo asegura poseer información según la cual López se valió de "vínculos irregulares" tanto con la presidenta Cristina Kirchner como con su fallecido esposo y predecesor en el cargo, Néstor Kirchner, para "alzarse" con millones de dólares públicos que están ahora "escondidos alrededor del mundo".
Lo que pide la presentación es que la empresa de López en los Estados Unidos suministre información tanto sobre esos vínculos como sobre los que tenga o haya tenido con Máximo Kirchner, el hijo del matrimonio presidencial.
Idéntica información requiere sobre su relación con el empresario kirchnerista Lázaro Báez -también objeto en sí mismo de una investigación local-, así como con otras 17 personas y seis entidades, algunas de ellas claramente identificadas con el constructor patagónico.
Elevada ante los tribunales de Nevada, la presentación se suma a la que NML hizo días atrás sobre la llamada "ruta del dinero K", en la que aportó el nombre de tres bancos europeos supuestamente ligados a la maniobra, así como un croquis de las operaciones.
En la misma línea se sitúa la presentación contra Guido Forcieri, ex representante argentino ante el Banco Mundial (BM), a quien se abrió investigación por su supuesta participación en la venta de la imprenta Ciccone.
La investigación local contra Forcieri es vista aquí como un tiro por elevación contra el vicepresidente Amado Boudou, a quien los "buitres" también tienen en la mira, según recogió la nacion.
Forcieri se desempeñaba como jefe de gabinete y mano derecha de Boudou durante su gestión al frente del Ministerio de Economía, período en el que ocurrió el cuestionado traspaso de la imprenta.
A todo eso se suma ahora la presentación contra Val de Loire, una empresa radicada en Nevada a la que se vincula con Cristóbal López y con su negocio de casinos dentro y fuera de los Estados Unidos.

Negocios con Báez

"La documentación a la que se tuvo acceso prueba que, al menos en forma periódica, Val de Loire hacía negocios con alguna de las 123 empresas que integran el conglomerado que se adjudica al empresario Báez" en los tribunales de Nevada, dice el expediente, al que tuvo acceso la nacion.
"López ha sido objeto de intensa investigación en la Argentina. Al igual que en el caso Báez, se lo tacha de haberse beneficiado de forma irregular de su relación con [el fallecido ex presidente] Néstor Kirchner", añade la presentación.
En todos los casos, lo que se inicia es un expediente de "discovery", la figura por la cual se puede requerir judicialmente la presentación de información y documentos cuando se sospecha que detrás de ello hay bienes públicos que fueron indebidamente apropiados por terceros.
De comprobarse que ése es su punto de origen, los fondos buitre podrían iniciar un expediente paralelo para intentar embargarlos y, con ello, cobrarse parte de la deuda que el Estado argentino tiene con ellos.
"El discovery les sirve de doble manera. Por un lado, para presionar al Gobierno a negociar. Por el otro, para efectivamente identificar bienes y, con ellos, intentar cobrar parte de la deuda", se indicó a la nacion.
Lo que añade este caso, que lleva por objetivo central a la firma Val de Loire, es que, por primera vez, se apunta a investigar en sede judicial norteamericana los supuestos "vínculos" de López con la presidenta Cristina Kirchner, con su fallecido marido y con el hijo de ambos.
El requerimiento, en ese caso, figura en el anexo C de la presentación, en el que se adjunta un listado de 17 individuos y seis empresas cuyos vínculos se pretende investigar.
La familia Kirchner figura entre los primeros nombres de ese listado, junto con otros tres integrantes de la familia Báez. Esto es, el padre, Lázaro, y dos de sus hijos: Martín y Leandro.

Reunión con los buitres y Pollack

Los abogados de la Argentina se reunieron ayer con los fondos buitre ante el mediador designado por la justicia de Nueva York, Dan Pollack, aunque sin lograr ningún avance. El Ministerio de Economía informó que no "tiene interés" en esta mediación ordenada por el juez Thomas Griesa, al menos hasta que el magistrado le permita al Gobierno pagarles a los bonistas que entraron a los canjes de 2005 y 2010.

La reacción de los holdouts

Incluyeron a la familia Kirchner en un posible esquema de corrupción con Cristóbal López

Alcazar Toledano


El reparto del mundo

 

En Yalta se planificó, en Potsdam, cinco meses después, se consumó y en San Francisco se solemnizó. La bombas sobre Japón eran una clara advertencia a Moscú de que Estados Unidos tenía el poder nuclear y no dudaban en utilizarlo

 

 

En febrero de 1945, Alemania ya estaba vencida, pero aún no rendida, y Japón se defendíaisla a isla, con encarniza­miento, como si no tuviera conciencia de hallarse ya inexorablemente derrota­do. Convencidos de su inminente victoria, los alia­dos se reúnen en Yalta, a orillas del Mar Negro, en el antiguo Palacio Imperial de los zares en Crimea, dispuestos a administrar su triunfo.
Medio cente­nar de países se alinean frente a las potencias del Eje. A ellos se unirían otros diez más en las siguien­tes semanas, cuando entrar en guerra no implique coste humano o militar alguno y, en cambio, resul­ta seguro engrosar la ya larga nómina de los vence­dores… Cincuenta o sesenta naciones dispuestas a coronarse con el laurel de la victoria. No importa su número. En la conferencia de Yalta sólo hay si­tio para tres y las decisiones las tomarán, de hecho, únicamente . Estados Unidos y la Unión Sovié­tica se disponen a repartirse el mundo.

Fractura

Hitler, sin embargo aún recela de que sus más duros enemigos se mantengan unidos por mu­cho tiempo. De hecho, tanto él como la mayoría de los dirigentes nazis intentan detectar señales de fractura en la coalición enemiga con la misma aten­ción con la que los arúspices buscaban descubrir el futuro en las entrañas de los animales sacrificados.
Tanto como en sus asombrosas armas (las Wun­derwaffe), el Führer confía en la división del enemi­go. La razón se la dará el tiempo. Breve tiempo que la incontinencia del general Patton, amenazando por su cuenta con llevar sus carros hasta Moscú, está a punto de acortar aún más. Pero ya es demasiado tarde para cambiar la suerte de Alemania. Siempre sería demasiado tarde, porque sólo sobre su cadávery los escombros del Reich, en un nuevo escenario internacional, podría hacerse efectiva tal división.
Pero si Hitler recela, Churchill recela todavía más. Recela del amigo soviético pero sobre todo del amigo americano. El estadista inglés (con sus gran­des aciertos y sus enormes errores, fue sin duda el único estadista realmente grande de esta época) no duda de que el próximo contrincante será la URSS y teme tanto su desmedida voracidad territorial como las ventajas que exige y las compensaciones que reclama.
Y recela de la falta de recelos de un Roosevelt, debilitado y enfermo, que moriría unas semanas más tarde, levantando las ilusas esperan­zas de Hitler en un cambio radical de la posición de los Estados Unidos ante los soviéticos.

Uncle Jo

Y Stalin, recelando de unos y otros, ha lle­nado de micrófonos ocultos las habitaciones y de­pendencias de sus huéspedes, de manera que cada día acude a la conferencia conociendo de antemano qué piensan, qué acuerdan y qué deciden. Les gana en todas las estrategias y prácticamente consigue la totalidad de sus objetivos.
Churchill, sabiéndose segun­dón, se ve incapaz de imponer su criterio y el presidente nor­teamericano no tiene fuerzas, ni ganas, de mantener prolon­gadas discusiones con un Sta­lin al que la prensa de Estados Unidos había trasmutado de sanguinario dictador en bonda­doso «Uncle Jo» de la noche a la mañana. Bastó para ello que las divisiones panzer hubieran invadido el territorio soviético en 1941.
En Yalta se planificó el reparto del mundo. En Potsdam, cinco meses después, se consumó. Y en San Francisco se solemnizó, con la creación de una Organización de las Naciones Unidas (la ONU) a medida: con Consejo de Seguridad, para hacer ino­perante a la Asamblea General, y derecho a veto para controlar al Consejo.

Amenaza

Roosevelt ya no estaba allí, le sustituiría en la foto un Trumannuevo en esta plaza y escaso de oficio. Pero las bombas atómicas que ordenaría lanzar sobre Hiroshima y Nagasaki pretendían, aun más que doblegar a Japón, mandar una clara advertencia a Moscú de que los Estados Unidos te­nían el poder nuclear y no dudaban en utilizarlo… Empezaban a marcarse las líneas rojas sobre las que se erigiría en pocos meses el Telón de Acero, la Cortina de Hierro, un término empleado en realidad por Göbbels que popularizaría Churchill.
Y Churchill tampoco estaba allí, relevado del mando por un pueblo suficientemente pragmá­tico como para saber que se requieren virtudes y talante muy distintos para alcanzar la victoria que para administrarla… Aunque, en realidad, para el Reino Unido no hubo victoria. En el nuevo mundo que se han repartido soviéticos y americanos sobran otros im­perios. El británico comenzaría a desmoronarse cuando aún no han acabado los festejos por el triunfo militar. Le seguirían el francés, el holandés, el belga…
Estados Unidos no hará ni si­quiera un gesto para evitarlo, a la espera de heredarlos en otro tipo de colonialismo, más su­til, pero no menos injusto. La Unión Soviética, por su parte, incentivará ese desmoronamiento para implantar sus conceptos ideológicos y extender a otros continentes el sistema de satélites que ha montado en Europa. La Segunda Guerra Mundial se acaba para dar paso a otro tipo de contienda, la Guerra Fría.

Báez usó facturas falsas para evadir millones de pesos en impuestos

PolíticaActuó a través de una red integrada por tres empresas de Bahía Blanca; la AFIP debió relevar a toda su filial local por las anomalías
Por Hugo Alconada Mon   Para LA NACION
BAHÍA BLANCA.- Lázaro Báez lo hizo de nuevo. Austral Construcciones, la nave insignia del conglomerado de empresas que controla el socio de la presidenta Cristina Kirchner, utilizó facturas truchas por decenas de millones de pesos emitidas por al menos tres grupos de empresas de esta ciudad. Así surge de registros contables, declaraciones tributarias, cheques y recibos cuyas copias obtuvo LA NACION durante los últimos diez meses.
La facturación falsa le permitió a Báez reducir los impuestos que pagó durante los últimos años a la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), que concentró sus investigaciones sobre las empresas emisoras de esas facturas apócrifas, pero no sobre los libros contables de Austral Construcciones.
El descubrimiento de la multimillonaria evasión tributaria sacudió la regional de la AFIP en esta ciudad. Mientras avanzaban con la investigación, el titular del organismo, Ricardo Echegaray, emitió la disposición 299/12 que la redujo a "agencia", bajo el control de Mar del Plata. Y cuatro días después desplazó a las autoridades locales y desarticuló su área de Fiscalización.
La facturación apócrifa que benefició a Báez se apoyó en por lo menos tres conjuntos de compañías de esta ciudad. El primer grupo de empresas emisoras de facturas truchas responde a la familia Ficcadenti con tres sociedades anónimas -Calvento, Grupo Penta y Cía., y Terrafari-, con una facturación irregular por al menos $ 50 millones, aunque algunos expertos estiman que podría ser más elevada.
El segundo pelotón de facturas truchas corresponde a una empresa real, pero que facturó servicios jamás prestados o que infló sus verdaderas prestaciones. Se trata de la Constructora Patagónica Argentina SA, de la familia Ferreyra.
Sólo durante 2009, esa empresa constructora le facturó $ 13 millones a Austral Construcciones, según consta en el libro IVA Compras de la firma de Báez, cuya copia obtuvo LA NACION y cuya autenticidad confirmó el propio Báez en diciembre pasado cuando este diario reveló la compra de más de 1100 habitaciones por mes, durante años, en los hoteles de la presidenta Cristina Kirchner por ocho de sus empresas.

Admiten irregularidades

Consultado por LA NACION, uno de los dueños de la Constructora Patagónica, Antonio Ferreyra, primero negó todo problema fiscal. Luego, ante las repreguntas específicas corrigió sus dichos y admitió problemas tributarios, aunque responsabilizó al Grupo Penta, de los Ficcadenti.
"Empezamos a ver irregularidades y les bloqueamos los pagos hasta aclarar la situación", dijo Ferreyra. También defendió su facturación a Austral. "Báez nos tiene demorados pagos, pero no por problemas con nuestras facturas."
Sin embargo, según reconstruyó LA NACION, Constructora Patagónica afrontó una investigación de la AFIP, tanto por las facturas que recibió como por las que libró, mientras que se acogió a un plan de 120 cuotas para regularizar las facturas emitidas.
A estos grupos de empresas de los Ferreyra y los Ficcadenti -LA NACION también procuró consultarlos, pero no respondieron las llamadas-, se sumó un tercer emisor, Iberoamericana de Servicios SA, de la familia Pedraza, originaria de Bahía Blanca, aunque luego se trasladaron a Santa Cruz.
La trama de Iberoamericana incluye también a un conocido personaje local, Juan Ignacio Suris, quien emitió facturas truchas para esa empresa y desde enero pasado se encuentra detenido por narcotráfico, mientras que también afronta acusaciones por presunta evasión y lavado.
Días atrás, la Cámara Federal de Bahía Blanca confirmó su procesamiento como jefe de una supuesta asociación ilícita fiscal, por la que debería pagar $ 15 millones en concepto de responsabilidad civil. Para la AFIP, que destacó su rol de querellante en esa investigación penal, sólo su grupo habría evadido $ 40 millones, con facturas que repartió entre "al menos 190 [empresas] usuarias".
Entre esas empresas figura el Grupo Penta, de la familia Ficcadenti. Esa firma comparte un eslabón clave con las de Suris: el asesoramiento contable de un puñado de profesionales que se encargó de defender a Suris ante la AFIP y de afinar los números de Penta para un polémico plan de pagos.
La regularización tributaria del Grupo Penta tiene múltiples zonas grises. Entre otras, la que surge de los cheques que recibió de Austral Construcciones y cambió en Crediba, una conocida financiera local.
lanacion obtuvo copias de más de una docena de esos cheques, todos fechados el 23 de marzo de 2011. Todos tienen varios rasgos en común. Son correlativos -del 11466620 en adelante-, se emitieron desde una cuenta de Austral Construcciones en la sucursal de Río Gallegos del Banco Nación, son por $ 100.000 cada uno y aparecen firmados por Bustos y "Emilio C. Martin" como sus apoderados.
Con ésos y otros cheques, Austral Construcciones canceló servicios nunca prestados o con sobrecostos millonarios. Por ejemplo, el que el Grupo Penta declaró en su factura 001-00000429, por el movimiento de "terraplén Ruta N° 39", con "compactación especial" por poco más de $ 1,4 millones.
LA NACION consultó a los voceros de Báez sobre toda la operatoria, pero declinaron hacer comentarios hasta ver publicada la investigación.

Llegar a diciembre

A la luz de los antecedentes, sin embargo, Bahía Blanca no aparece como una ciudad escogida al azar por Báez. La primera gran investigación tributaria en su contra, también se inició en esta ciudad, también por facturas truchas, para otra de sus empresas: Gotti Hermanos SA.
Aquella pesquisa comenzó cuando los sabuesos locales de la AFIP detectaron inconsistencias en la facturación de El Corralón, una firma de Tres Arroyos dedicada al comercio de materiales de la construcción, bajo la jurisdicción bahiense.
Pero a medida que comenzó a crecer, con más empresas involucradas y más facturas truchas, hasta rondar los $ 400 millones, la investigación se remitió a Comodoro Rivadavia, con jurisdicción sobre Gotti Hermanos por su domicilio fiscal. Hasta que en 2008 provocó la caída del jefe local, Norman Williams, y de su superior, Jaime Mecicovsky, y la renuncia del entonces director de la DGI, Horacio Castagnola.
Esta vez, la pesquisa quedó en Bahía Blanca, pasó por Mar del Plata, y volvió herida de muerte a Bahía Blanca, donde de inmediato Bustos y los expertos contables buscaron ordenar todos los papeles.
Para eso, buscaron regularizar el cuadro fiscal del Grupo Penta, que informó que había "extraviado" toda su información contable. Ante ese cuadro, la AFIP avanzó con un plan de pagos por un monto parcial y sin cumplir con todos los requisitos.
Primero, se intentó con un plan de 120 cuotas fijas de $ 129.000 cada una. Pero se cayó por falta de pagos. No pagaron ni la segunda cuota. Y entonces volvieron a la carga con otro plan, de 24 cuotas.
Esa última oportunidad para el Grupo Penta de ingresar a un plan de la AFIP venció el 26 del mes pasado. Sus contadores lo registraron con el número tentativo H198496, según surge del formulario de inscripción que obtuvo LA NACION.
Pero para que esa oportunidad se concretara se requirió que alguien transportara más de medio millón en efectivo hasta esta ciudad. Bustos, uno de los Ficcadenti y dos profesionales se encargaron de los detalles.
Mientras cerraban esos detalles, Bustos repitió un críptico latiguillo que jamás explicó. Insistió una y otra vez: "Hay que llegar a diciembre".

Las tres firmas comprometidas

Familia Ficcadenti
Opera tres firmas que facturaron $ 50 millones
Patagónica Argentina
Facturó servicios que jamás prestó
Iberoamericana
Nació en Bahía Blanca, pero se trasladó a Santa Cruz. Suris operó con ella
Del editor: por qué es importante. Esta maniobra demuestra la amplitud de los nexos de Lázaro Báez para tratar de evadir impuestos, el origen de otros posibles ilícitos

"AL REGRESAR DE LA SANTA MISA, EN SAN ISIDRO JUNTO A SU SrA.,SIETE HIJOS Y CUATRO NIÑOS VECINOS; FUE ASESINADO CON UN BALAZO EN SU CABEZA, DELANTE DE TODOS SUS ACOMPAÑANTES".¿ QUIÈN SE ACUERDA DE ÈL ?. 
EL DIRECTOR.


 

Escuchamos su Verbo encendido de Dios y Patria ,varios veranos en nuestro Seminario de Concordia. 14 a 16 balazos ,en la puerta de su casa ,lo enviaron directamente al Cielo¡¡¡---
El Director


" Lo continuaron: BENITO DE SANTIAGO,GARCIA MONTAÑO,HAUSIK Y D. PASSAPONTTI !!!.SUS SANGRES  FERTILIZARÀN : PARA SALVAR LA PATRIA"
EL DIRECTOR. 
 
 
 

miércoles, octubre 15, 2014

" Patronos de España, juntos con Santiago de Compostela ".

 El Director.





Hechos curiosos de la vida (y la muerte) de Santa Teresa

La monja inquieta y andariega pasó cuatro años tullida en una enfermería antes de fundar 16 conventos en sus últimos 20 años. Falleció un 4 de octubre de 1582 y el primero de sus tres entierros fue 24 horas después... el 15 de octubre

Hechos curiosos de la vida (y la muerte) de Santa Teresa
El 28 de marzo de 2015 se cumplirán 500 años del nacimiento de Teresa Sánchez de Cepeda y Ahumada, más conocida como Santa Teresa de Jesús o Teresa de Ávila. Fue un miércoles para más señas, a las cinco de la mañana como anotó su padre don Alonso Sánchez de Cepeda. Éste, hijo de un judío converso toledano, se había casado en segundas nupcias con la noble castellana doña Beatriz de Ahumada, y había aportado al matrimonio tres hijos de su enlace anterior a los que se sumaron ocho, entre ellos Teresa. «Éramos tres hermanas y nueve hermanos», contó la propia santa, que según ella misma admitía era la favorita de su padre.

Sus dos «fugas»

Cuentan que a los 7 años convenció a su hermano Rodrigo para que se fugase con ella de casa y se fuera con ella a tierra de moros, buscando el martirio. La fracasada intentona da muestra de la religiosidad que marcó su infancia y también de su carácter enérgico y su fuerte voluntad. Su siguiente fuga no se quedaría en intento. En 1535, ante la negativa de su padre para concederle el permiso paterno para ingresar en el convento de las carmelitas de la Encarnación, se iría de casa para tomar los hábitos y hacer los votos. No sin pena, como ella misma relató: «Aquel día, al abandonar mi hogar sentía tan terrible angustia, que llegué a pensar que la agonía y la muerte no podían ser peores de lo que experimentaba yo en aquel momento. El amor de Dios no era suficientemente grande en mí para ahogar el amor que profesaba a mi padre y a mis amigos». Teresa tenía 20 años.

Entre libros de caballería

Había sido su propio padre, sin embargo, el que primero la llevó a un convento. A los 13 años Teresa se había quedado huérfana de esa madre con quien compartía confidencias, devociones y su gusto por la lectura. De las vidas de santos, había pasado a los libros de caballerías y de en ellos aprendió a galantear con sus primos. «Comencé a pintarme y a buscar a parecer y a ser coqueta», recordaba la propia santa. Su padre, preocupado, decidió entonces internarla en el convento de las Agustinas de Gracia de Ávila, donde se educaban doncellas nobles.
Una grave enfermedad le obligaría a salir del convento. Nada se sabe de esta dolencia a la que la santa solo se refirió con la frase «Dióme una gran enfermedad, que hube de tornar en casa de mi padre». Durante su convalecencia, su tío don Pedro de Cepeda le dio a leer las Epístolas de San Jerónimo que le harían decidirse por tomar los votos y entrar en las carmelitas.

Su prematuro funeral

En el convento de la Encarnación «vivió feliz 27 años, siendo siempre, eso sí, el centro de la atención y el afecto de familia, monjas y seglares», señalan en la web del V Centenario de Santa Teresa de Jesús. La santa debía ser una mujer hermosa, de cuerpo frágil y dotada de una espiritualidad fuera de lo común. En 1538 cae de nuevo enferma. Ante el fracaso de los médicos, su padre le lleva a una curandera cuyo tratamiento «deja a la enferma medio muerta», relata Montserrat Izquierdo en su obra «Teresa de Jesús. Con los pies descalzos». Un año después, un paroxismo la llevará a las puertas de la muerte.
En el convento de la Encarnación le prepararon su sepultura y hasta celebraron un funeral, según relata Izquierdo. Sin embargo, cuatro días después, volvió en sí y pidió que la llevaran de vuelta al convento. «En la enfermería del monasterio pasará tullida casi cuatro años hasta verse curada, según su propia confesión, por la intercesión de san José», apunta la escritora.

Las visiones místicas

Los años siguientes fueron los más oscuros para la santa, que abandonó la oración en 1542 y un año después salió del convento para cuidar a su padre. Moriría en aquella Navidad y a su regreso, Teresa pasaría diez años más entre estados de desesperanza y periodos de oración hasta que en , cuando rondaba los 40 años, tuvo lugar su conversión definitiva ante un Cristo llagado. «Ese día nace Teresa de Jesús y comienza la segunda etapa de su vida. La de su fecundidad espiritual, mística y literaria. La etapa de fundadora», subraya la filóloga especialista en la figura de Santa Teresa.

Entre santos

De entonces son sus primeras visiones y sus temores de estar siendo engañada «por el demonio». Su encuentro en 1560 con el santo franciscano Pedro de Alcántara resultó providencial para alcanzar la paz. Poco antes había tenido oportunidad de conocer a Francisco de Borja, que también sería santo, y años después mantendría una estrecha relación con San Juan de la Cruz.

16 conventos en 20 años

El 24 de agosto de 1562 el Papa Pío IV le concedió su traslado con cuatro monjas al pequeño convento de San José de Ávila. La reforma del Carmelo se ponía en marcha. Apoyada por el general de la Orden del Carmen, recorrió todos los caminos de España fundando conventos. Fueron 16 en apenas 20 años: Ávila, Medina del Campo, Malagón, Valladolid, Toledo, Pastrana, Salamanca, Alba de Tormes, Segovia, Beas de Segura, Sevilla, Caravaca, Villanueva de la Jara, Palencia, Soria, Granada y Burgos. No pudo cumplir su deseo de fundar un convento en Madrid.

Ocho libros y medio millar de cartas

En esos últimos 20 años de su vida escribió Santa Teresa el «Libro de la Vida», «Camino de perfección», «Meditaciones sobre los Cantares», «Moradas del castillo interior», «Exclamaciones», «Fundaciones», «Visita de Descalzas», las «Constituciones» para sus monjas, poesías y medio millar de cartas además de 66 «Cuentas de conciencia» para sus confesores. «Ella no podía predicar, pero sí podía decir lo que pensaba a través de las cartas, en las que no sólo se hablaba de su relación con Dios», señalaba el pasado domingo a Montse Serrador el historiador Javier Burrieza.

Acosada por la Inquisición

Acusada de enseñar cosas de alumbrados, Santa Teresa tuvo que defenderse ante el Tribunal de la Inquisición en 1575. Montserrat Izquierdo relata cómo el Definitorio General de la orden le mandó encerrarse como «presa» en el convento que ella eligiera y su reforma sufrió tal persecución que a punto estuvo de desaparecer hasta que en 1580 el Papa Gregorio XIII concedió a los descalzos una provincia separada de los carmelitas calzados mediante la bula «Pia consideratione».

Murió el día 4 y su entierro fue 24 horas después... el 15

En septiembre de 1582, Teresa de Jesús llegó al monasterio de Alba de Tormes muy enferma. «En fin, muero hija de la Iglesia», pronunció antes de fallecer. Era el 4 de octubre, el día que entraba en vigor el calendario gregoriano. A Santa Teresa la enterraron 24 horas después... el 15 de octubre.

Tres entierros

La enterraron allí mismo, en el convento de Alba de Torres aunque antes de que se cumpliera el año se procedió a la primera exhumación del cuerpo, que se encontró incorrupto. El padre Jerónimo Gracián procedió al rito de amputarle una mano que llevó a las carmelitas de Ávila aunque sin el dedo meñique que se quedó para él.
Tres años después del fallecimiento la Orden de los Carmelitas Descalzos mandaron llevar el cuerpo a Ávila así que fue exhumado el 25 de noviembre de 1585 y se trasladó el cuerpo incorrupto aunque sin un brazo que se quedó en Alba de Tormes para compensar de la pérdida. La decisión provocó el rechazo de los Duques de Alba, que echaron mano de su poder para recuperar el cuerpo, según relata Nieves Concostrina en «Polvo eres», y lo lograron puesto que Sixto V ordenó el traslado de nuevo a Alba de Tormes. En total se oficiaron tres entierros oficiales.
Su cuerpo aún incorrupto se encuentra hoy en una capilla de la Iglesia de la Anunciación de Nuestra Señora de Alba de Tormes, custodiado por nueve llaves aunque despojado de muchas partes de su anatomía. En Alba de Tormes se conservan sendos relicarios con el brazo izquierdo y el corazón de la santa, un pie y parte de la mandíbula se encuentra en Roma, la mano izquierda en Lisboa, un dedo en París, aunque la reliquia de la santa que ha tenido una existencia más agitada ha sido la primera mano que se le seccionó.

«Talismán» de Franco

Las carmelitas de Ronda conservan la célebre mano incorrupta de Santa Teresa que tras la Guerra Civil fue a parar a manos de Francisco Franco y éste llevó consigo como un talismán hasta su muerte. En su dormitorio del Palacio del Pardo hizo construir un altarcito para venerar la reliquia.

Primera doctora de la Iglesia

En 1614 fue beatificada por Paulo V y en 1622 el Papa Gregorio XV la canonizó junto a San Isidro Labrador, San Ignacio de Loyola, San Francisco Javier y San Felipe Neri. Hubo que esperar hasta 1970 para que fuera nombrada por Pablo VI Doctora de la Iglesia, junto con Santa Catalina de Siena. Su fiesta se celebra hoy, 15 de octubre.

ANIVERSARIO 15 .10.14 DE LA DRA.UNIVERAL DE LA iGLESIA

"NACIÒ EL 28 DE ABRIL DE 1515-BAUTIZADA EL 4 DE ABRIL-FALLECIÒ EL4 DE OCTUBRE DE 1582 . PATRONA DE ESPAÑA ,JUNTO CON SANTIAGO APÒSTOL
EL DIRECTOR."



martes, octubre 14, 2014

Alcazar Toledano

" En Malvinas nos faltò en el mando un Cnel. Moscartdò !!!." ¡ Volveremos !.
El Director 


https://www.facebook.com/alcazar.toledano


San Isidoro de Sevilla elevó nuestro país a la categoría de «Primera Nación de Occidente» en el siglo VI. Una afirmación que mantuvo encendidas las aspiraciones cristianas de crear en la Edad Media una única entidad política en la península

¿Desde cuándo existe España?
Hispania, que procede de la palabra fenicia «I-span-ya» («Tierra de metales»), fue la denominación que los romanos pusieron a la provincia romana que ocupaba la totalidad de la península Ibérica. Como es habitual con los nombres elegidos por los romanos, la delimitación no respondía a la realidad tribal y se trataba de una decisión meramente geográfica. Hoy en día, aquella provincia romana está ocupada por tres entidades políticas distintas, Portugal, España y el Principado de Andorra, cuyas formas actuales costaron siglos de luchas y alianzas.
Si bien la Monarquía visigoda buscaba la creación de un reino unificado en toda la península Ibérica, los visigodos compartían originariamente el territorio con los suevos, instalados en el noroeste («Galliciense Regnum»), y los bizantinos, que controlaban zonas del sur. Por esta razón, tras unificar la mayor parte del territorio de la España peninsular a fines del s. VI, el rey Leovigildo sólo pudo proclamarse monarca de «Gallaecia, Hispania y Narbonensis». No desistieron los visigodos en su empeño de crear conciencia de una única entidad política y de una monarquía cristiana, como bien recogen las obras históricas del arzobispo San Isidoro de Sevilla –hijo de padre hispanorromano y de madre goda– que en el libro «Historia Gothorum» eleva a España a la categoría de Primera Nación de Occidente. «De cuantas tierras se extienden desde el Occidente hasta la India, tú eres la más hermosa, oh sagrada y feliz España, madre de príncipes y de pueblos», reza el texto de San Isidoro de Sevilla, que se convirtió en lectura obligatoria para todos los príncipes cristianos que habitaron la península durante la Edad Media.

El rey Leovigildo sólo pudo proclamarse monarca de «Gallaecia, Hispania y Narbonensis».

Así, la idea de una única entidad «hispana» pervivió en la mitología e imaginario de los escasos núcleos donde la invasión árabe no consiguió penetrar. Pocos años después de la batalla de Guadalete, 711, nada quedaba del Reino Visigodo, salvo pequeños reductos liderados por nobles norteños. A partir de este punto, la denominación de España se entendía, según el bando, como los reinos cristianos o como la zona musulmana. Por ejemplo, en tiempos del rey Mauregato de Asturias fue compuesto el himno «O Dei Verbum» en el que se califica al apóstol Santiago, patrón de la España cristiana, como «dorada cabeza refulgente de “Ispaniae"».

La creación de los estados modernos

¿Desde cuándo existe España?
Heraldo de los Reyes Católicos
No fue hasta el comienzo de la Edad Moderna, con la reducción del poder de la nobleza y el clero, cuando surgen los primeros embriones de estados modernos por toda Europa y los españoles ven cumplida su vieja pretensión. El intento corrió a cargo de los Reyes Católicos, Fernando de Aragón e Isabel de Castilla, que unificaron las dos coronas más poderosas de la península en 1469 y cuyos descendientes heredaron una algarabía de reinos ibéricos que se conocían, entre otras denominaciones, como «las Españas». El Descubrimiento de América y la Conquista de Granada, ambos hechos acontecidos en 1492, están considerados simbólicamente como el origen de la España moderna.
Sin embargo, en opinión de muchos historiadores la unión dinástica no es un hecho suficiente para hablar de una única entidad política, puesto que no existía una integración jurídica. Los Reyes Católicos unificaron la política exterior, la hacienda real y el ejército, pero lo hicieron respetando los fueros y privilegios de sus reinos.

«Los reinos cristianos compartían la idea de reconstituir la unidad política perdida»

«A mediados del siglo XV, en la Península Ibérica no quedaban más que cuatro reinos cristianos: Portugal, Castilla, Aragón y Navarra. Los cuatro se consideraban originales, distintos, pero hermanos: todos eran españoles. A pesar de las diferencias políticas, existía una solidaridad indudable, compartían la idea de reconstituir la unidad política perdida. Los enlaces matrimoniales estaban destinados a recuperar la unidad peninsular y la boda de Isabel de Castilla y Fernando de Aragón, en 1469, puso los cimientos de ese proceso», argumenta el hispanista Joseph Pérez, quien no duda en otorgar una configuración, identidad y conciencia de España a partir de la unión dinástica.
De una forma u otra, la palabra España pierde su significado meramente geográfico con la unión dinástica. Y aunque todavía no se puede hablar de sólo un reino, la dinastía de los Habsburgo ya utiliza entonces la designación de Rey de España para hacer referencia a sus posesiones en la península Ibérica. Así, Felipe II es denominado desde su nacimiento Príncipe de España.

El 80% de la población era castellana

A raíz de la unión dinástica comenzaron a surgir voces críticas contra la preeminencia de Castilla sobre el resto de reinos que formaban España. Los historiadores catalanes han acusado tradicionalmente a Castilla de apropiarse de la identidad española. En la práctica, la población castellana suponía el 80% de la población y ocupaba tres cuartas partes del territorio peninsular en el momento de la unión dinástica. No es de extrañar, por tanto, que el timón de esta nueva entidad tuviera protagonismo castellano, así como que los escritores castellanos de la época no hicieran distinción entre castellanos y españoles. El historiador Henry Kamen, en su libro «España y Cataluña: Historia de una pasión», recuerda que no se trata de un fenómeno aislado puesto que «en otros países de Europa los regentes políticos del centro territorial, económico o político han tendido siempre a identificarse como el verdadero estado y despreciar a las zonas periféricas».

«España es una nación discutida y discutible», recitó José Luis Rodríguez Zapatero

Sin embargo, la creación de un estado-nación español, tal y como lo entendemos hoy en día, fue un proceso mucho más lento que exigió siglos de un intenso intercambio cultural y comercial entre las regiones españolas. Con la llegada de la dinastía de los Borbones tras la guerra de Sucesión, Felipe V se puso al frente por primera vez del Reino de España.
«España es una nación discutida y discutible», recitó durante su presidencia José Luis Rodríguez Zapatero en una de sus más polémicas declaraciones. Pero, discutida o no, ¿desde cuándo podemos hablar de nación española? La mayoría de historiadores apuntan a la Guerra de Independencia, en concreto a la Constitución de Cádiz de 1812, como el nacimiento de la idea de España como nación. En plena invasión napoleónica, la promulgación de una constitución de corte liberal dejó recogido en su artículo 1 a la «Nación española» como «la reunión de todos los españoles de ambos hemisferios». El resto del convulso siglo XIX dio forma –con la pérdida de las colonias, las Guerras Carlistas y las sucesivas crisis políticas– al concepto de nación española que tenemos en la actualidad.