viernes, junio 26, 2015

BUENOS AIRES - DESDE EL AIRE

Adopciones, homosexualidad y aborto, ejes de un nuevo documento del Vaticano

El MundoLa Santa Sede difundió hoy el texto preparatorio del Sínodo de la Familia que encabezará el papa Francisco en octubre próximo; reitera que el matrimonio heterosexual es "la base indispensable para la formación integral del niño"
CIUDAD DEL VATICANO.- Matrimonio, adopciones, homosexuales, eutanasia y aborto, matrimonio mixto. El Sínodo de la Familia que se celebrará en octubre próximo tocará todos estos temas, por el que fueron consultados fieles de todo el mundo y que están incluidos en el documento preparatorio difundido hoy por el Vaticano.
Las discusiones del Sínodo que tendrá lugar entre el 4 y el 25 de octubre próximo estarán guiadas por este documento, el "Instrumentum Laboris", redactado con las respuestas de las conferencias episcopales al cuestionario enviado desde la Santa Sede (lineamenta) y con el informe final del Sínodo Extraordinario que encabezó el papa Francisco en octubre pasado.
"Para dar una familia a tantos niños abandonados, muchos han pedido que se destaque la importancia de la adopción. A este respecto se ha señalado la importancia de afirmar que la educación de un hijo debe basarse en la diferencia sexual, así como la procreación", según el texto.
El documento se afirma que la educación y la procreación tienen "su fundamento en el amor conyugal entre un hombre y una mujer, que constituye la base indispensable para la formación integral del niño".
"El amor conyugal entre un hombre y una mujer constituye la base indispensable para la formación integral del niño"
El Vaticano considera además que "la realidad de la adopción debe ser valorada y profundizada, también en el seno de la teología del matrimonio y de la familia".
Articulado en tres partes, este informe repasa otros temas del ámbito familiar como la homosexualidad, el aborto, la eutanasia, la viudedad o las parejas de diferente culto.
Sobre los homosexuales, reitera el resultado del Sínodo Extraordinario, que consideró que "no existe fundamento alguno para asimilar o establecer analogías entre las uniones homosexuales" y las heterosexuales.
Sin embargo añade como novedad que "los hombres y las mujeres con tendencias homosexuales deben ser acogidos con respeto y delicadeza" y considera "deseable" que los proyectos pastorales diocesanos reserven "una atención específica al acompañamiento de las familias" que cuentan con miembros homosexuales.
"Los hombres y las mujeres con tendencias homosexuales deben ser acogidos con respeto y delicadeza"
En relación con la eutanasia y el aborto, el Vaticano insiste en que "la vida es un regalo de Dios y, por eso, no se pueden descartar ni su comienzo ni su estado terminal".
"Al contrario, es necesario asegurar a estas fases una atención especial. Hoy, demasiado fácilmente, «se considera al ser humano como un bien de consumo que se puede usar y tirar»", dice el documento parafraseando la exhortación apostólica del papa Francisco, Evangelii Gaudium.
Y añade: "Es tarea de la familia, apoyada por toda la sociedad, acoger la vida que nace y ocuparse de su última fase".
La viudedad, para los obispos, es "una experiencia particularmente difícil para quienes han vivido el matrimonio como un regalo del Señor" y, en el caso de que no cuenten con más familiares, "deberán ser apoyados por la comunidad cristiana", sobre todo "si se hallan en condiciones de indigencia".
"La vida es un regalo de Dios y, por eso, no se pueden descartar ni su comienzo ni su estado terminal"
El documento señala que los matrimonios mixtos, en cuestión de culto, presentan aspectos "de difícil solución" y dice que "sería preciso elaborar un código de buena conducta de tal modo que ningún cónyuge sea un obstáculo al camino de fe del otro".
Y añade: "Algunos sugieren que los matrimonios mixtos deben ser considerados casos de 'grave necesidad' en los cuales sea posible bautizar fuera de la plena comunión con la Iglesia católica".
En el texto se constata la existencia de un "cambio antropológico" en la sociedad actual en la que "los matrimonios, religiosos o no, disminuyen mientras que el número de separaciones y de divorcios aumenta".
Agencia EFE

Vitrales El Arte De Componer Con La Luz


Creado el Viernes, 25 Mayo 2012 Publicado por Roberto Briend
Por Andy Blackmore
Al cumplirse esta semana el 30 aniversario de una de las misiones menos conocidas en la historia militar, Andy Blackmore habló con el hombre clave de la operación Plum Duff, una misión de reconocimiento durante la Guerra de Malvinas.
Sea_King
Helicóptero Sea King igual al volado por el Coronel Hutchings (Foto: Steve Parsons/PA Wire)
Envuelta en el secreto, fue una de las operaciones más audaces de la Guerra de Malvinas. Dada la habitual naturaleza de antiguos miembros del SAS de exaltar por escrito sus hazañas, es notable que casi nada se haya conocido sobre una de las más  extraordinarias misiones del regimiento desde la Segunda Guerra Mundial.
Fue emprendida cuando una letal arma hizo su devastador debut y una nueva palabra entró en el léxico de los medios de comunicación: Exocet, el mortal, misil antibuque francés.
Los ataques debían ser detenidos cueste lo que cueste y la Operación Mikado fue planificada para destruir los tres proyectiles restantes en posesión de la Argentina. Incluía el aterrizaje de dos aviones de transporte Hércules de la RAF cargados con más de 50 hombres armados del SAS en la pista de aterrizaje de la Base Aérea de Río Grande, en suelo continental argentino.
Para que la Operación Mikado pudiera tener éxito, un equipo encubierto necesitaba ser introducido antes del asalto. La operación Plum Duff fue planificada.
Un sobrecargado helicóptero Sea King de la fuerza de la tarea haría un arriesgado vuelo de gran alcance por el Atlántico Sur hacia suelo chileno llevando a nueve hombres de un equipo de inteligencia del SAS. Su trabajo era obtener información sobre las defensas de la base.
Se pidieron voluntarios para pilotar el helicóptero y el Lt Richard Hutchings RN (después coronel) dio un paso al frente. Su tripulación compuesta por el Lt Alan “Pito” Bennett y el LAC Pete Imrie emprendieron la misión el 17 de mayo de 1982.
El Coronel Hutchings dice: la “señora suerte estaba volando ciertamente con nosotros, la información acerca de las disposiciones de las tropas argentinas en la Patagonia era inexistente, como tampoco había mapas actualizados”. Mientras volaban hacia el oeste la visibilidad disminuía, hasta que descubrieron una señal luminosa, proveniente de una plataforma petrolera que quemaba gas, que brillaba en el cielo nocturno.
El Coronel Hutchings dijo: “la posición de la plataforma era de conocimiento público, pero no para nosotros, eso era imperdonable. Al ver la plataforma, yo tenía que tomar una decisión, y rápidamente”. Debido a los riesgos, “girar hacia el norte fue una decisión efectiva”. Fue una decisión que salvó sus vidas.
“Después me enteré que el capitán de una de dos fragatas argentinas que estaban en la zona descubrió nuestro avión en el radar”, dijo. “Afortunadamente, su radar no nos identificó porque estábamos en dentro del campo de gas y cerca de una plataforma”.
Ellos continuaron volando sobre el territorio argentino dónde los riesgos de nuevo jugaron su parte.
“Nuestro helicóptero fue oído, pero debido a que la visibilidad era menor de 1 km, y deteriorándose, las tropas de tierra no pudieron hacer una identificación positiva  que nuestro avión era enemigo; sus reglas de combate no les permitía disparar sin la identificación. Fue nuestro segundo escape afortunado”.
Ahora viajando muy lentamente con una visibilidad decreciente, el Coronel Hutchings alcanzó un punto dónde ya no era seguro continuar, aterrizando a siete millas del punto planificado de entrega.
Sin embargo, según lo supo más tarde, el destino jugó su rol de nuevo.
“Algunos años después de la guerra supe que el punto de desembarco pre-planeado, en una estancia abandonada (granja), estaba en el centro de una posición ocupada por una compañía de infantería de marina argentina. Si la visibilidad nos hubiera permitido volar las siete millas restantes, el helicóptero probablemente hubiese sido derribado”.
Incapaz para alcanzar el punto planificado de entrega, y al no estar seguro de la posición, el capitán de SAS abortó la misión gritándole a sus hombres, “lo siento, después de todo esto es Chile!”
El Coronel Hutchings recuerda la contestación: “Chile, esto es una mierda congelada”.  Ellos pusieron rumbo hacia Chile dónde el Coronel Hutchings encontró un lugar seguro para aterrizar y destruir su avión.
El equipo de SAS se dejó caer fuera del helicóptero primero para iniciar su escape. Qué pasó a ellos todavía es confidencial y el Ministerio de Defensa no lo comentará.
Un Coronel de la Fuerza Aérea Argentina le dijo al Col Hutchings que dos aviones Mirage fueron despegados con órdenes de interceptarlos y destruirlos.
Como dijo: “la fortuna brilló en nosotros por cuarta vez aquella noche porque llegamos al espacio aéreo chileno antes de los Mirage pudieran acercarse para destruirlos”.
El Coronel Hutchings aterrizó en una playa cercana a Punta Arenas: Destruyeron el helicóptero y, como había sido ordenado, él y su tripulación evadieron al enemigo durante ocho días hasta que el 25 de mayo de 1982, salieron.
Mucha gente habla de “la niebla de guerra”. Bien, esa noche, la niebla real de guerra demostró que fue la causa de fracaso de la misión y también nuestra salvadora en cuatro ocasiones”, remarca.
“Por la información que ahora tengo sobre los planes de defensa de las tropas argentinas, si la operación Mikado se hubiese realizado, su apodo hubiese Operación Muerte Segura”.
Fuente: http://www.metro.co.uk
Traducción no oficial Roberto Briend

Golondrinas migrantes


El 23 de junio de hace 450 años, los últimos defensores de la fortaleza maltesa fueron abatidos, poniendo fin a un mes de intensos bombardeos sobre una posición que los turcos habían estimado de forma equivocada como fácil de conquistar

La epopeya de San Elmo, la heroica resistencia de 600 cristianos contra miles de turcos
El 23 de junio de 1565, el fallecimiento de los últimos defensores cristianos del fuerte de San Elmo, en la isla de Malta, dejó en manos turcas el valioso enclave después de un mes de asedio y 6.000 bajas entre los musulmanes. Los turcos habían estimado que San Elmo podría ser conquistado en cuestión de días, como previo paso para lanzarse a por la capital, pero el Gran Maestre de la Orden de Malta, Jean Parisot de la Valette, ordenó a sus hombres que no cedieran un centímetro de terreno mientras les quedara una gota de sangre. El enorme número de bajas causado por los caballeros de Malta, que resistieron sin rendirse hasta la muerte del último defensor, supuso a la larga un sacrificio demasiado alto para los turcos, que quedaron desmoralizados a causa de lo que habían creído de forma equivocada como una conquista fácil. Sin que ninguno de los bandos lo pudiera imaginar entonces, la hazaña de San Elmo terminó sellando la derrota del Imperio turco en aquella campaña.
Frente a las escasas fuerzas que pudieron reunir los cristianos para defenderse del ataque turco, las huestes otomanas congregaron a una de las mayores flotas de invasión de la historia moderna (131 galeras y medio centenar de barcos de menor calado) y cerca de 30.000 soldados para borrar del Mediterráneo a la Orden de Malta, que tenía su sede en este archipiélago cercano a Sicilia. El 18 de mayo de 1565, los turcos iniciaron la invasión del lugar. En la disputa por seleccionar el primer objetivo se impuso el criterio del almirante Pialí Bajá, que compartía el mando con el visir Mustafa Bajá y con el corsario Dragut: atacar la fortaleza de San Elmo antes de centrarse en la ciudad principal.
La epopeya de San Elmo, la heroica resistencia de 600 cristianos contra miles de turcos
Mapa del archipiélago de Malta, con San Elmo al norte
Construida en piedra maciza, San Elmo era una fortaleza situada frente a la capital y defendida por solo 100 caballeros y 500 soldados, la mayoría españoles e italianos, que iban a recibir el fuego de piezas de artillería de unas dimensiones nunca vistas hasta entonces. El anterior Gran Maestre de la Orden, Juan de Homedes, había ordenado su creación según la traza italiana –que reservaba a la artillería un lugar predilecto y que también estaba preparada para defenderse de sus efectos– cuando precisamente la amenaza turca pareció inminente unos años atrás. No obstante, como explica el historiador Rubén Sáez Abad, autor de «El Gran Asedio Malta, 1565» (HRM ediciones, 2015), su conquista «no era estrictamente necesaria pues solo era una fortaleza peligrosa porque funcionaba como punto artillero. De alejarse de su zona de disparo habría quedado como un simple espectador en la contienda». Los turcos cayeron en la trampa, y lo hicieron con estrépito.
Las tropas turcas pudieron haber atacar directamente, como propuso Mustafá, la Capital Vieja Mdina, en el centro de la isla, y desde allí dirigirse a los fuertes de San Ángel y de San Miguel, pero Pialí Bajá quería dar un golpe de autorizar que sirviera para quebrar el ánimo cristiano desde el principio. Y ciertamente, nadie podía imaginar que la resistencia fuera a ser tan encarnada. La guarnición cristiana, conformada por 600 soldados (solo 64 de ellos con la categoría de caballero), tuvo que hacer frente a un ataque masivo de miles de turcos. Para ello, el Gran Maestre de la Orden reclamó aprovisionar fuertemente la posición y sustituir a los soldados muertos cada noche, dando la impresión de que se trataba de una fuente ilimitada de hombres armados.
Los disparos de la artillería turca fueron devorando cada centímetro de los muros de San Elmo, hasta el punto de que resultó imposible asomar la cabeza en algunos tramos del muro. Cuando fue evidente que solo en un asalto directo se podría terminar con la pesadilla –en lo que ya era más un amasijo de ruinas que una estructura fortificada–, los turcos decidieron iniciar la lucha cuerpo a cuerpo. El mejor equipamiento de los cristianos y su férrea disciplina propiciaron que los malteses pudieran soportar una lucha que, por momentos, alcanzó la proporción de cien a uno. Con el paso de los días, la desesperación empezó a cundir entre las filas turcas como había previsto Jean Parisot de la Valette, sabedor de que cada día que pasaba estaba más cerca el rescate que Felipe II planeaba desde Sicilia.
La epopeya de San Elmo, la heroica resistencia de 600 cristianos contra miles de turcos
Llegada de la flota turca a Malta, por Mateo Pérez de Alesio
La guarnición pudo mantener la fortaleza, a pesar del lastimoso estado de los defensores, gracias al relevo brindado en el amparo de la noche por soldados que llegaban a nado cargados de suministros y dispuestos a resistir hasta el final. Sin embargo, los turcos consiguieron cerrar completamente el cerco a mediados de junio haciendo que cada baja cristiana fuera insustituible. Los defensores fueron cayendo uno a uno hasta que los últimos huyeron a nado cuando los turcos ya estaban sobre la fortaleza. Tras un mes de asedio, se hicieron con su anhelado objetivo: ¡Un amasijo de ruinas! Por el camino, además de conseguir un botín muy pobre y perder a miles de hombres, el bando turco extravió al legendario Dragut, que, empeñado en impedir la llegada de refuerzos, fue alcanzado en su galera por un proyectil desde San Ángel.
El rescate preparado por los españoles no llegó hasta el día 8 de septiembre cuando una fuerza de 8.000 cristianos desembarcó en la bahía de San Pablo, pero desde la sangría sufrida en San Elmo todo fue cuesta arriba para los intereses turcos. A falta de efectivos, la Valette había llevado con éxito el combate a su terreno: el de las hazañas.

Lanata mostró un informe que revela la trama de negocios del socio de Máximo Kirchner

Sospechas de corrupción
Se trata del empresario Osvaldo Sanfelice que tiene en Santa Cruz una inmobiliaria con el hijo de la Presidenta.




PPT. Jorge Lanata puso al aire un informe que reveló los negocios inmobiliarios entre Osvaldo Sanfelice y el hijo de la Presidenta. /Diego Waldmann
PPT. Jorge Lanata puso al aire un informe que reveló los negocios inmobiliarios entre Osvaldo Sanfelice y el hijo de la Presidenta. /Diego Waldmann

Es una pieza fundamental en la arquitectura financiera de la familia Kirchner, supo cuidar el bajo perfil y hoy es dueño de una importante fortuna. Periodismo para Todos mostró ayer quién es Osvaldo “Bochi” Sanfelice, el socio de Máximo Kirchner, el hijo de la Presidenta que encabezará la lista de diputados nacionales por Santa Cruz.
En Puerto Deseado, donde nació, aseguran que se fue sin nada. En Río Gallegos, donde ejerció la función pública, lo recuerdan como “la cara visible en la parte empresaria de los Kirchner”. En Bariloche, donde afirman que vive desde hace un tiempo, lo conocen por haberse quedado con tierras mapuches.
Mirá el informe completo


“Sanfelice estaba en la primera línea de Ejecutivos o funcionarios que integraban su círculo íntimo. Era su presencia la que estaba diciendo acá está Néstor Kirchner”, definió Horacio Quiroga, ex director de las petroleras Epsur y Misahar, propiedad del empresario kirchnerista, Lázaro Báez. Para la dirigente de la Coalición Cívica, Mariana Zuvic, Sanfelice es hoy el nexo en los negocios de “Cristina Kirchner y Cristóbal López”, titular del Grupo Indalo.
Es que Sanfelice no sólo se dedica al negocio inmobiliario en su sociedad con Máximo y Carlo Sancho, ex gobernador de la provincia de Santa Cruz. También es empleado en tres empresas paradigmáticas: Idea SA, Alcalis de la Patagonia SA y Negocios Patagónicos SA.
Idea SA, es la firma que administra varios de los hoteles de la Presidenta y la hostería El Retorno en Bariloche, propiedad de Cristóbal López. En esta firma es en la que Sanfelice figuraba como director hasta hace muy poco y ahora lo hacen Sancho y su esposa, María José Fernández Clark. Pero el vínculo de Sanfelice con el zar del juego no termina en Idea.
Alcalis de la Patagonia, empresa de la que “el Bochi” es empleado, es propiedad de López. Sanfelice trabaja ahí desde 2006 y según contó a PPT el ex vicegobernador de Kirchner, Eduardo Arnold, para cumplir con sus tareas de síndico, el socio de Máximo se trasladaba desde Rio Gallegos hasta San Antonio oeste, en Río Negro, donde está radicada la planta de la compañía, en el avión sanitario de la provincia.
Finalmente, en 2010, Sanfelice se incorporó también a la planta de empleados de Negocios Patagónicos SA con un sueldo de $ 10 mil. Esa firma tiene a su cargo la concesión del estacionamiento del aeropuerto internacional de Río Gallegos y en noviembre de 2014 se presentó ante la Agencia Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA) para inscribirse como agencia de publicidad. Y es justamente a través de esta firma que Sanfelice opera una de sus radios en la capital de Santa Cruz, la FM Sol, una emisora que retransmite la programación de radio 10 de Buenos Aires, también propiedad de Cristóbal López.
Según contaron anoche en el programa de Jorge Lanata, periodistas y ex funcionarios, Sanfelice llegó a Río Gallegos cuando Kirchner asumió la intendencia en 1987 y desde entonces comenzó a acumular confianza, poder y dinero. Fue, inclusive, a quien le pidió introducir en los negocios a su hijo mayor, Máximo. Como Kirchner, Sanfelice supo aprovechar las ofertas inmobiliarias y compró dos terrenos fiscales en El Calafate durante la gestión del intendente Méndez. Pagó por ellos lo mismo que el resto de los funcionarios nacionales, $ 7,50 el metro cuadrado.
Hoy Sanfelice es dueño, además, de dos departamentos en Buenos Aires. Uno está sobre Rodríguez Peña y Posadas, en pleno Recoleta y el otro en el tercer piso de un edificio en la calle O’Higgins al 2400, en el barrio de Belgrano. En ese mismo edificio, pero en el cuarto B, funcionan las dos firmas inversoras que Sanfelice creó en 2008 con su esposa, Marta Leiva: Invernepa e Inverlife.
Además, compró más de 30 mil hectáreas a 130 kilómetros de Bariloche a través de la firma Invernepa. Pero esas tierras eran de la comunidad Mapuche y Sanfelice fue denunciado por violar la ley 26.160 que suspendía el desalojo de los pueblos originarios.